| obra
 
| 2016 - 17 | diálogos
| 2014 - 15 | diálogos
| 2014 - 14 | polipticos
| 2013 - 14 | linos
| 2012 - 14 | intervención
...................montacarga
 
| 2010 - 11 | gris caos
| 2009 - 10 | malla naranja
 
| 2006 - 08 | señales
| 2006 - 08 | pavimentos
| 2005 - 06 | sobretextos
 
| 2009 - 10 | primer encuentro | ph.
| 2009 - 10 | malla naranja | ph.
| 2009 - 10 | eloisa cartonera | ph.
 
 
 
 
| Statement
 
| bio
| cv
| novedades
| contacto
 
| english
 
 
 
 
 
 
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | txt 1 | txt 2
 
 
 
 
 
 
| iliana regueiro
 
Acerca de la última serie y mi malla naranja
 
 

 

 

No sé bien si fui yo la que encontró la malla naranja o si fue ella a mí.
Mis ojos miran y observan con distintas intenciones ( como todos ).
Ese día algo en ella llamó mi atención. Llegó a mis ojos, a mi cámara y
me dejé invadir.
Ella estaba ahí, estirada, quieta y obediente marcando un límite entre una zona transitable y otra. Ella estaba ahí cumpliendo su mandato original: debo advertir al peatón: dentro de mis límites habita algún peligro.
Era invierno. La tiré al agua, y las imágenes comenzaron a multiplicarse.
Comenzó la exploración. Lo que sucedió a partir del encuentro con la malla naranja fue algo así como la recuperación de la niña ( la misma que recuperó Atenea ya adulta ). Afloró la mirada del niño en la cual cabe el asombro y el disfrute de los descubrimientos por pequeños que éstos sean.
Aparecieron sus formas caprichosamente libres, sus luces, sus brillos, sus curvas, y después siguieron sus sombras, sus zonas oscuras. Y ahí surgió un espacio de preguntas. El recorrido necesario para identificar, aceptar y crecer
con nuestra zonas oscuras. Y cómo el poder y la intención de nuestra mirada trabajan para generar cambios; para el goce o no, de lo nuevo, lo desconocido y lo incierto.
En las últimas series aparecen unas gotas, que seguramente mutarán en otras formas. Ëstas llegan de mi encuentro con el cuento "1000 gotas " de César Aira. Descubierto en Eloisa Cartonera. Estas gotas valientes deciden fugarse de un espacio de comodidad y reconocimiento universal, para ser protagonistas de su propia historia. Delirantes, osadas e invasoras entran en acción.

De alguna manera a través de un objeto carente de valor artístico alguno y
de un fragmento de literatura, llegan a mis obras imágenes que rozan la abstracción y que invitan a mirar con otros ojos.

Mi planteo es ese: el juego, la mirada curiosa, el recorrido entre las zonas cómodas y las áreas desconocidas y oscuras. Transitar la incertidumbre en busca de algo ulterior.

Iliana Regueiro

 
 
malla naranja | 2008 | txt 1 | iliana regueiro